CLASES DE YOGA EN PAMPLONA

ESTA SOY YO

¡HOLA, SOY SAIOA -O SAYOGUI-!
@charcodelocos

Qué difícil esto de escribir sobre una misma, oiga. Pero qué difícil. Hasta para mí, que amo juntar letras incluso más que el yoga. Sí, más. Quizá esto sea, entonces, lo primero que deba contarte. Hasta que empecé a interesarme por la esterilla, la mejor manera que conocía de relacionarme con mi universo interno y con los demás era vomitando palabras sobre una hoja en blanco. Leerme era el modo más efectivo para conocerme.

 

Por eso tuve claro que el Periodismo era mi profesión, aquello a lo que quería dedicarme, de lo que quería vivir. Y así ha sido, de hecho, durante 8 años. Pero mamá India decidió en 2018 invitarme a descubrirme de verdad; a revelarme que existe una forma más bonita de relacionarme conmigo misma, con el mundo en el que vivo y con los demás; y que potencia mi esencia más pura. Así me convertí en Sayogui. Y qué bien. Yo ya practicaba yoga desde hacía un par de años, pero la vida se me puso difícil entonces, no encontraba mi lugar, me había perdido, había tropezado y caído. Y me levanté allí, a los pies del Himalaya.

 

Vi la oportunidad y lo tuve claro: compré los vuelos que me llevarían a Rishikesh -al norte de India y a orillas del Ganges-, hice el maletón para un mes y me fui a exprimir la experiencia. Y vaya zumos ricos que hice, repletos de gente bella que se convirtió en familia, de conocimiento yóguico tradicional, de prácticas sanadoras, de baños en el río sagrado, de alguna pequeña cornada vacuna y robos moniles. En fin, que regresé a mi Pamplona sintiéndome más Saioa que nunca y con una formación en hatha y asthanga vinyasa de 200 horas en Rishikul YogShala.

 

Cuando pisé de nuevo la redacción en la que trabajaba, comprendí que ya no era mi lugar, que mi pasión estaba en otra parte. Además, casi al mismo tiempo, la vida -que es muy lista y esperó a que estuviese bien preparada- me puso delante a la persona indicada para seguir viajando por los años y por el mundo. Todo cobró sentido. Así que, aunque sigo amando escribir, aposté en 2019 por renunciar a lo que era para vivir alineada con lo que soy. Soy Saioa. Soy Sayogui. Encantada de conocerte. 

LO ÚLTIMO EN EL BLOG